Cabildo recibió la visita del presidente del arbitraje chileno, Javier Castrilli, y el ex árbitro cabildano, Osvaldo Talamilla

Motivados por un acto benéfico, Talamilla llegó hasta su tierra natal acompañado del “Juez de Hierro”, quienes fueron recibidos por las autoridades locales en un emotivo encuentro en Casa López.

Con gran emoción y orgullo, Cabildo recibió este domingo la visita de dos ex árbitros internacionales, el argentino Javier Castrilli, conocido como el “Juez de Hierro” que actualmente es presidente de la Comisión de Árbitros de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), y el cabildano Osvaldo Talamilla, profesor de árbitros y miembro de la Comisión. 

Tras ser invitados a un evento a beneficio del árbitro cabildano, Julio Leiva, quien está pasando por una difícil situación, ambos deportistas no lo pensaron dos veces para trasladarse hasta Cabildo -aprovechando que tenían un partido en la ciudad cercana de La Calera-, motivados también por las ansias del profesor Talamilla de visitar su querido pueblo de origen junto a su colega, quienes fueron recibidos con los brazos abiertos por las autoridades locales y la Oficina del Deporte Calipso, homenajeándolos con una ceremonia de reconocimiento a sus trayectorias. 

En el significativo encuentro -que tuvo lugar en el Centro Comunitario Casa López, a eso del mediodía-, ambos ex árbitros comprometieron su apoyo al renaciente deporte cabildano que ha estado retomando las actividades gracias a la creación de la oficina deportiva. Además, se mostraron muy agradecidos del recibimiento, compartiendo hermosas palabras de reflexión y motivación para los jóvenes deportistas locales. 

“Encontrarme con todos los cabildanos a uno lo ha conmovido, esa especie de caricia que le han hecho y yo les quedaré inmensamente agradecido por siempre. Todos sabemos que en el fútbol, la enorme mayoría de los jugadores provienen del interior, y no nos damos cuenta de eso, y lo mismo ocurre con los árbitros. Entonces necesitamos salir hacia el interior e ir a buscar esos árbitros e ir a buscar esos jugadores”, señaló el ex árbitro trasandino, quien además dio un potente mensaje a los jóvenes cabildanos indicando que “se inclinen por el arbitraje, que vale la pena, es una pasión. Una vez que esos hombres y mujeres abracen la actividad arbitral, van a descubrir un mundo fascinante, atrapante por donde se le mire, y muy lejos de lo que muchos consideran, es realmente pasible de ser amado como todos nosotros lo amamos siempre”.

Por su parte, el orgulloso cabildano y profesor de historia, Osvaldo Talamilla, compartió palabras inspiradoras para las nuevas generaciones de deportistas. “Llegamos acá por la invitación de uno de los árbitros que está en una situación muy complicada. Estamos muy felices por estar acá y poder entregar una gota de inspiración y motivación a las nuevas generaciones. No todo está perdido. Siempre se puede modificar la realidad. Todos los jóvenes en especial, y sus padres y familiares, decirles que siempre es posible, la realidad se transforma solo con trabajo, nada más. Todos los cabildanos tienen las mismas capacidades que todos, convénzanse, vayan adelante que siempre se puede”, expresó. 

Talamilla, orgulloso árbitro cabildano: “Mi casa es Cabildo”.

De las palabras compartidas en el encuentro, que contó con la presencia del alcalde de Cabildo, Víctor Donoso, miembros del Concejo Municipal y de la Oficina del Deporte Calispo, salieron a relucir hermosos recuerdos de los gloriosos días del deporte de antaño en la comuna, pero por sobre todo, del orgullo que significaba para el profesor Talamilla el haber nacido y crecido en el barrio Bellavista de Cabildo, comuna que lo vio surgir y llegar hasta lo alto en el arbitraje del fútbol profesional. 

“Cada día que yo vivo mi vida me acuerdo con cariño de mi casa que es Cabildo, mi barrio. Fuimos a ver mi casa en la mañana. Yo me lleno mucho de energía cuando estoy en mi casa que es Cabildo. Voy a respirar más rato el amor y el cariño del aire que a mi me vio nacer y que yo siempre disfruto. Y donde he salido fuera de Chile, donde voy en el mundo, las veces que me tocó representar al país fuera de Chile, en este continente o en otro continente, siempre decía ‘yo soy de Cabildo’ y después decía que era una parte de Chile”, indicó con notable emoción Osvaldo Talamilla. 

Por su parte, Castrilli confirmó todo el amor que siente el profesor por su pueblo, indicando que todo lo que sabe de el es porque Osvaldo se lo contó. “Por supuesto que escuché hablar de Cabildo a través de Osvaldo Talamilla, que desde que lo conozco siempre vive hablándome de su querido Cabildo. Él es sangre de este pueblo, él es un hijo que proviene de las entrañas de Cabildo y que siempre lo lleva en su corazón y en el recuerdo, y lo publicita por todos los lugares del mundo”, indicó con alegría. 

Finalmente, tras recibir diplomas de reconocimiento y un pequeño pero significativo detalle, unas canastas de paltas de la zona, y luego de escribir -a puño y letra- mensajes como recuerdos en el libro de saludos de Casa López, los ex árbitros continuaron su camino hasta la actividad benéfica que se realizó en La Vega, para luego asistir al partido que tenían en La Calera, dejando en su paso por Cabildo la más cálida de las sensaciones de orgullo y admiración. 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin